Por qué es tan importante un buen logotipo para las marcas y empresas

Publicada el 26-01-2016

Los logotipos son uno de los elementos clave que permiten construir la identidad de marca

Una de las primeras cosas que crean las empresas cuando se lanzan al mundo es el logotipo de marca. Tener un logo es fundamental, ya que aparecerá en prácticamente cualquier elemento impreso asociado a la firma o cualquier elemento en el que se requiera marcar de forma visual quiénes son, pero lo cierto es que el poder de un logo va mucho más allá de eso.

El logotipo es un elemento fundamental de la imagen de marca y uno de los que las compañías deben cuidar y mimar de forma recurrente. Crear un buen logotipo es algo básico, ya que sus usos y sus aplicaciones serán muchas y muy variadas. A eso hay que sumar una larga lista de razones a mayores que explican por qué las marcas no deberían descuidar su logotipo.

Es uno de los elementos que resultan más memorables

Los logos son uno de los elementos que los consumidores recuerdan de forma más habitual de las marcas. Los consumidores están expuestos a ellos de forma recurrente y además las marcas son proactivas a la hora de mostrarlos y de darlos a conocer, posicionándolos como una especie de ruido de fondo que el consumidor ve en todo momento. Los ciudadanos son capaces por tanto de recordar muchos logos y de asociarlos rápidamente a las marcas que representan.

Pueden transmitir los valores de la marca

El logo es una pasarela que permite a las compañías decir quiénes son y lo que les importa con un par de pinceladas. Los logotipos son uno de los elementos clave que permiten construir la identidad de marca y que ayudan a las compañías a lograr que los consumidores comprendan cuáles son sus valores y qué es lo que realmente importa a las firmas. La importancia del logo y de otros elementos como los colores corporativos para transmitir los valores que son el 'core' de la marca es tal que algunas compañías han llegado a modificarlos simplemente para cambiar cómo se percibe la marca. Es el caso de McDonalds, por poner un ejemplo, que está modificando el uso que hace de los colores para hacer que los consumidores empiecen a verla como una firma mucho más sana y saludable.

Fuente: Puromarketing.com